Compartir

La Secretaría de Seguridad del Estado de México ubicó y desarticuló a una banda de siete internos que extorsionaban familias a través de redes sociales desde el interior del penal de Chiconautla, ubicado en el municipio de Ecatepec de Morelos.

Los reos fueron puestos a disposición de la autoridad ministerial, luego de haberles decomisado varios teléfonos celulares, media ante los cuales enviaban oídos a familiares de otros internos con el fin de extorsionarlos a cambio de no hacerles daño.

De acuerdo a las investigaciones, los dispositivos móviles ingresaron al penal a través de familiares de los internos durante sus visitas.

La autoridad decomisó los teléfonos y desactivo las cuentas que utilizaban, como acción preventiva se reubicó a los implicados para evitar incidente al interior del penal.