Compartir

La euforia por presenciar el partido definitivo de la NFL entre Kansas City y los 49ers de San Francisco en Miami el próximo 2 de febrero ha desatado una ola de precios elevados para la reventa.

Según reportes, la reventa de boletos para presenciar el Super Bowl LIV, alcanzan cifras de hasta 7 mil dólares por boleto, siendo la reventa más cara de todos los tiempos.

El jugo se llevará a cabo en el Hard Rock Stadium de Miami, el cual tiene un aforo de 65 mil 326 personas.

Además la reventa pudo haberse disparado debido al espectáculo de medio tiempo que esta vez correrá a cargo de Jennifer López y Shakira.