Compartir

La residencia permanente que varios migrantes buscan obtener corre peligro debido a una nueva regla que podría obstaculizar este derecho.

El asesor antiinmigración de Donald Trump, Stephen Miller, impulsó una regla que entrará en vigor a mediados de octubre y permitirá rechazar solicitudes de visa permanente a todas aquellas personas que no cumplan con estándares de ingresos económicos.

Esta medida está siendo criticada fuertemente ya que es un intento de frenar la inmigración legal.

La nueva regla permite al gobierno estadounidense negar la vida a cualquier individuo que pueda convertirse en una carga pública.

Todos los solicitantes deben presentar un nivel mayor de ingresos para acceder a la visa, lo que podría dejar fuera a las personas que estén en la lista de beneficiados por el gobierno.