Compartir

La canciller de Bolivia, Karen Longaric, declaró este jueves que su país no pretende romper relaciones diplomáticas con México por la negativa de entregar a dos exministros aislados en la embajada mexicana.

“No creo que este ‘impasse’ por los asilados políticos llegue a ese extremo”, aseguró Longaric.

Juan Ramón Quintana, extitular de la Presidencia y brazo derecho de Evo Morales, pesa una orden de detención por “sedición, instigación pública a delinquir, terrorismo y financiamiento al terrorismo”, mientras que Vilma Alanoca, extitular de Cultura y Turismo, por “instigación a delinquir”.

Karen Longaric dijo que “la actitud del gobierno de México va a ir suavizándose y va a comprender que efectivamente pesan sobre algunos asilados acusaciones muy serias sobre delitos muy graves”.